Esta tarde, en un evento de trabajo, estuve hablando con un compañero con el que, normalmente, no tengo mucho trato. Al cabo de un rato, le acabé contando la situación en la que se encuentra mi familia, buscando a mi hermano mellizo al cabo de más de 30 años.

Me reveló que él era adoptado y me contó las circunstancias en las que su madre biológica lo dio en adopción (una adolescente embarazada, hace más de cuarenta años,...).

Y al preguntarle yo si alguna vez había intentado dar con su madre para conocerla, me respondió tajantemente que no: nunca lo haría. Para mi interlocutor, hacer eso era mostrar un signo de debilidad, admitir una necesidad de pedir explicaciones por haber sido abandonado. Y él era feliz sintiéndose querido y deseado por sus padres adoptivos.

El rato de charla me dejó un poco planchada, la verdad. Yo esperaba oír lo contrario. Esperaba encontrarme con alguien curioso y ansioso por conocer sus orígenes.

Ojalá este tipo de personas sea la excepción. Rezo por que mi hermano sienta la necesidad de conocer a su verdadera familia y dé un paso al frente para que podamos encontrarnos con él.
 


Susana
04/22/2011 10:10

Mucho animo! Estoy segura de que tu hermano estara deseando conocer a su familia biologica. Y aunque haya tenido otra adoptiva que le haya dado la mejor vida posible, seguro que tiene amor para todos.

Reply
Ana
04/23/2011 00:41

Gracias por tus ánimos, Susana! Y ojalá tengas razón. Eso es lo que deseamos todos en mi familia.

Un abrazo.

Reply
05/22/2011 07:16

Animo Ana, mucho animo y fortaleza. Tengo la intuicion, basada en probabilidades que tu vas a encontrar a tu hermano. Y estoy 100% seguro que el quiere conocer a su familia biologica. Sigue adelante tienes todo mi apoyo moral y mi admiracion.Saludos de Guatemala.

Reply
Ana
05/22/2011 17:52

Julio, muchas gracias por tus palabras de apoyo!

Ojalá tu intuición esté en lo cierto y muy pronto podamos dar con mi hermano.

Un abrazo

Reply



Leave a Reply.